top of page

El Directorio 2018/2020 llega al final de su gestión.


A todo el Club El Carmen,


Cuando las etapas se cierran, es inevitable reflexionar sobre cada instancia vivida. En esta ocasión, dedicaré un momento a reflexionar y a quienes nos acompañaron en estos años.


Intentaré no ser extenso.

Para comenzar quiero detenerme un momento y a través de este espacio, expresarle a esta querida comunidad, amigos y colaboradores, mi total agradecimiento.

Como cada familia, nadie en el Club, puede estar ajeno a la complicada realidad que en pandemia y en el país acontecen. Es por ello que primero, destaco y valoro que aun así, en conjunto y atravesando lo incierto, esta comunidad jamás bajó los brazos ante las adversidades.


Con un periodo más extenso que lo habitual, realmente créanme, cada uno de los Directores, aportó lo mejor de sí para poder llevar adelante, una etapa tan delicada, como desconcertante.


Cada uno de los miembros que participaron de esta gestión, trabajó solidariamente, motivado por la convicción de que participando e involucrándose, el resultado siempre tiene un solo fin: el bienestar común.


El Carmen, se compone del trabajo en equipo entre las distintas áreas y la dedicación de los socios que colaboran. Seguramente transitamos este camino con aciertos y errores, con el objetivo de mejorar, sumar y dedicarle un tiempo de nuestro día a día, a la puesta en valor de este maravilloso lugar, donde elegimos vivir y criar a nuestros hijos.

Participar del Directorio, implica llevar adelante proyectos de desarrollo y crecimiento, persiguiendo dos objetivos esenciales: sostener los estándares de calidad y seguridad, que distinguen este lugar y su entorno, como así también, priorizar los valores fundacionales de integración a la comunidad y el fortalecimiento del sentido de pertenencia, mediante el rol social que el deporte tiene en nuestra institución.


Hoy nos llega el momento de descansar y dejarle lugar al empuje y entusiasmo de las nuevas administraciones. Es por ello, que me voy a detener en especial, en quienes además de mi familia, fueron un pilar inconmensurable:


GRACIAS INFINITAS a cada uno de los miembros del Directorio, que estuvieron estos tres años e hicieron de una nómina, UN GRAN EQUIPO DE TRABAJO.


GRACIAS TOTALES por el compromiso y acompañamiento de las distintas áreas operativas del Club, a Liliana, Gabriela y Claudia de administración, a Fabián y Patricia de actividades para socios, a Mario Oscari y todo el equipo de mantenimiento, a Florencia de comunicaciones y al personal de seguridad, quienes a diario trabajan, para que El Carmen sea nuestro lugar en el mundo.


Cada año venidero trae renovación… y en consecuencia, mucho trabajo por realizar. Sabemos que siempre faltan cosas para mejorar y la participación de todos, hace de los sueños, realidades concretas.

Es por ello que deseo al nuevo Directorio, la fortaleza de la renovación y el entusiasmo de los nuevos comienzos.

Para finalizar, recordemos que cada familia comprometida en el día a día, propicia el crecimiento y desarrollo de este maravilloso lugar, donde tenemos la bendición de vivir.

Levantemos las copas recordando a quienes ya no están físicamente, pero si permanecen en nuestra memoria dejando su huella… porque además de formar parte de nuestras vidas, forjaron el espíritu de este lugar.

Realmente más que nunca, brindemos por todo eso que nos da felicidad genuina.


Agradezcamos nuestras posibilidades de vida, propiciando buenos pensamientos para nosotros y nuestro entorno.

Gracias por acompañarnos en este ciclo. ¡Por un 2022 siempre con SALUD!

Juan J. Barroso